domingo, 21 de febrero de 2010

El carnaval de La Vega: coloridos y algarabías







Con una gran participación del pueblo Vegano, fue realizado la pasada noche del 29 de enero el Gran espectáculo con más de 60 Bailarines en escena, en el cual fue montado por el diseñador vegano Alex Saviñon.

Fue un montaje majestuoso donde se dio brillo y color a lo que es el carnaval vegano 2010.

Con la participación de las principales autoridades veganas, se coronó el sábado 30 de enero el nuevo rey del carnaval “HUGO ALVAREZ”, quien recibió de manos de “Marcos La Boa” la corona que lo acredita.

Para nuestro orgullo también fue exaltado como propulsor a “Domingo Cruz” gran colaborador nuestro al igual que “Junior Batista” entre otros, la orden Felipe Abreu recayó este año sobre el Diputado “Euclides Sánchez” por sus aportes al carnaval. También estuvo presente una comitiva desde San Pedro de Macorís (Guloyas) y Monte Cristi (róbala gallina) para recibir reconocimientos por sus aportes al carnaval a nivel mundial.
Bailes, desfiles, disfraces, fiestas, colores, carpas y por supuesto, «vejigazos», son palabras que nos hablan de carnaval, de febrero, de La Vega. Como todos sabemos, el Carnaval Vegano es el más esperado y visitado por los dominicanos y turistas, este año el Carnaval Vegano es patrocinado por la cerveza Brahma y contará con una nueva atracción: Samba. Según se informa en la web oficial del Carnaval Vegano, una escuela de samba viajará desde Brasil para participar en la celebración.

Es importante saber también que desde el 6 de febrero de 1977, este Carnaval fue reconocido por la Cámara de Diputados como Patrimonio folklórico de la nación.

Si vas al carnaval de La Vega prepárate mentalmente para recibir vejigazos, pues los diablos cojuelos tienen licencia para golpear. Van por las calles «metiendo miedo» y repartiendo estos famosos vejigazos. Se supone que los diablos deben respetar a los que se mantienen en la acera, pero no vayas con esa esperanza: puedes recibirlos aún estando en la acera. Si usas la estrategia de cubrirte con una persona delante y otra detrás, —truco muy popular entre las mujeres— ten pendiente lo siguiente: el que vaya detrás debe ser valiente, de forma que no se «mande juyendo» al avistar el primer diablo cojuelo, pues serías víctima irremediable de todos los vejigazos.

De acuerdo al significado y origen de los diablos cojuelos, versiones cuenta que era un demonio travieso y juguetón que colmó la paciencia del mismo diablo y éste lo arrojó a la tierra, lastimándose una pierna al caer y quedando cojo o «cojuelo». Como sabemos, los diablos cojuelos adoptan diferentes nombres dependiendo del lugar donde provengan. Por ejemplo: en Cotuí se les llama «Platanuses», en Montecristi «Toros», en Cabral los «Cachúas», los «Papujitos o Jinchaitos» de Moca, en Santiago de los Caballeros «Lechones» y así sucesivamente. En cuanto a las caretas, el folklorista ya fallecido Fredique Lizardo dijo que en La Vega las caretas son muy bien hechas y que es el único lugar en el que se encuentran caretas móviles, es decir, con mandíbulas que se mueven dejando ver los dientes. Uno de los careteros veganos más populares fue Felipe Abreu, ya fallecido.

Origen del carnaval vegano
Para algunos investigadores, las primeras manifestaciones de carnaval de la isla que hoy compartimos con Haití, y de América, se realizaron en lo que es hoy las ruinas de la vega vieja, en febrero de 1520, en ocasión de una visita de don Fray Bartolomé de las casas.
Se tenía noticia que los habitantes de la vega vieja se disfrazaban de moros y cristianos y realizaban festejos que evolucionaron en las celebraciones actuales.
Durante años el carnaval vegano mantuvo una expresión predominantemente españolizada, simbolizada en una expresiva teatralización, el baile de las cintas y sus diablos cojuelos, con trajes simples de color rojo, amarillo, verde y con sus máscaras representativas del diablo medieval, andromorfo, mefistofélico, con sus dos cachitos frontales clásicos, orejas grandes, boca abierta y dientes al aire, la cual fue posteriormente criollizada con barbas de cuero de chivo.
Cada domingo del mes de febrero en horas de la tarde, los diablos cojuelos salen a la calle armados de sus vejigas de toro, golpeando a todo el que ose bajar a la calle, pero respetando a los que se mantienen en la acera o calzada.
El centro de la actividad es la calle padre Adolfo, pasando por el parque de las flores, donde los diablos azotan a los transeúntes que los provocan o abandonan la calzada y donde se culmina con un desfile de más de 80 grupos de comparsas.
Esta dimensión pintoresca, herencia colonial, se transformará con la presencia afro, donde jugaron importante papel migraciones cubanas y los pobladores de los barrios populares de la vega.
Actualmente el carnaval vegano es el evento cultural más importante de esta ciudad que lleva el nombre del fértil valle que la sustenta y ha sido declarado patrimonio folklórico nacional por la cámara de diputados.
No hay una fecha exacta del origen del carnaval vegano, pero hay indicio de que vino con los españoles como parte de las tradiciones que trajeron cuando fundaron la villa de la concepción, en la vega.
Urbano IV, institucionalizó el carnaval vegano, sin embargo, el auge de las fiestas carnavalescas se produjo a principio del siglo XVIII, con la llegada de un grupo de cubanos. En 1987 se introdujo al carnaval vegano la llamada "culebra de San Blas", que se inspiraba en temas africanos con ritos y cantos muy peculiares.
En el carnaval vegano considerado por los folkloristas como el más viejo de América. Las máscaras de este carnaval con su mayor representación se representa con vistosos colores, una enorme diversidad de cachos y colmillos, y con enormes ojos saltones que le dan el temible acento de diablo cojuelo, lo de cojuelo por que el diablo simulaba cojear para que la gente se le acercara y así arremeterá a vejigazos contra quien osaba acercársele. La careta complementada con una vestimenta de larga capa, lentejuelas, cascabeles y vistosos elementos decorativos.
Durante años el carnaval vegano mantuvo una expresión predominantemente españolizada, simbolizada en una expresiva teatralización, el baile de las cintas y sus diablos cojuelos, con trajes simples de color rojo, amarillo, verde y con sus máscaras representativas del diablo medieval, andromorfo, mefistofélico, con sus dos cachitos frontales clásicos, orejas grandes, boca abierta y dientes al aire, la cual fue posteriormente criollizada con barbas de cuero de chivo.
Grupos y comparsas. Como se forman los grupos, cuántos grupos existen, cuales son los nombres de los principales grupos:
Con la participación de unos 130 grupos de diablos cojuelos, se celebrará, a partir del próximo dos de febrero, una nueva edición del carnaval de la vega, que este año traerá nuevas innovaciones, como la ampliación del `diablódromo'.
Asimismo, más de dos mil hombres y mujeres se lanzarán a las calles de la vega con sus vistosos trajes y todo el colorido de las auténticas caretas veganas, convirtiendo a la ciudad olímpica en un excelente festival de colores, que permite el encuentro de dominicanos y extranjeros.